¿Que le has dicho qué a tu hijo?

kid-hug-mommy

En La página de Facebook de Un papá risueño (en inglés), publiqué una pregunta sencilla: «¿Qué cosas se han sorprendido diciéndoles a sus hijos que nunca pensaron que dirían? Llevo desde entonces desternillándome de la risa con las respuestas que llegaron. He aquí algunas de ellas, para que se deleiten riendo sin cohibirse.

  • Cariño, no se meten cosas en los traseros de la gente.
  • Desde luego que te llegan los brazos para limpiarte el trasero tú mismo.
  • Cuando se hace caca en el váter, ¡se deja ahí! ¡No se pesca para enseñársela a papi!
  • ¡No puedes comer más brécol hasta que te acabes las papas fritas!
  • ¡No se masca el chicle que estaba pegado debajo de la mesa!
  • ¿Por qué diantres has hecho pipí en tu hermano?
  • Emma, NO des de comer mocos a tu hermana.
  • No se meten al microondas Peeps con palillos clavados para ver cómo batallan y luego comerse el que no explote.
  • No se pone el carmín de labios de mamá en el ombligo.
  • NO se pone el trasero desnudo en la mesa del comedor.
  • No, ¡las cebras no tienen tetitas!
  • Sí, ese hombre tiene un pene. Todos los hombres lo tienen. Pero no se habla de ello en público. Pues… sí que tiene, sí… pero en serio, chssst.
  • ¡No me chupes el dedo del pie!
  • ¡No hay más brécol hasta que te comas el resto de la cena!
  • ¡Alex, deja de hacer pis en tu hermana!
  • Deja de lamer el carrito del supermercado.
  • ¡No! ¡No metas al gatito en el orinal!
  • ¡No des patadas a la abuela!
  • Intenta no llenarte las manos enteras de caca.
  • ¡Si te lo has arrancado de la suela del zapato, no es rico-rico!
  • ¡Escribir palabrotas en Facebook es lo mismo que si las dices!
  • Cielo, por favor, no lamas el televisor.
  • Los dientes de león se soplan, ¡no se lamen!
  • NO te voy a ayudar a sacarte el dedo del trasero. Tú lo has metido, tú lo sacas.
  • ¿Por qué restregaste tu caca por toda la pared?
  • ¡Para de leer y escúchame!
  • ¡Suplicaste y suplicaste porque querías una Xbox y NUNCA juegas con ella!
  • ¿Cuántas veces hemos dicho que no hay que confiarse con los pedos? Anda, ve a cambiarte de ropa interior.
  • ¿Te has comido mi protector labial?
  • Sí, cielo. Que el tío Jon y el tío Brian vivan juntos es exactamente igual que lo de Beto y Enrique.
  • Le pregunté a mi hijo de siete años en broma si podría vivir con él el resto de nuestras vidas para tener siempre nuestro rato de abrazarnos. Su respuesta fue decirme «¡¡CLARO!!! Podemos hasta compartir la cama. Si me busco una esposa le diré que haga hueco para que quepa mamá.»
  • No se mete la caquita en la caja de juguetes.
  • Deja de meterte con tu papá.
  • ¿POR QUÉ te estás lamiendo manteca de maní del pie?
  • ¡Los dedos NO se ponen en el trasero del perro!
  • ¡Cuando hagas pis por los pezones podrás quitarte la camiseta para hacer caca!
  • ¡Se llama hipo, no hippie!
  • Escupe la piedra, ahora mismo.
  • Nada de sables láser en la mesa.
  • ¡NO dejes que el perro te lama la boca por dentro!
  • Por favor, no te sientes en la cabeza de tu hermano sin ropa interior.

Si no pudiste responder, ¡comenta abajo y cuéntanos qué cosas te has sorprendido diciéndole a un niño que nunca pensante que dirías! ¡Puede que lo utilice para otra entrega en el futuro!

Dan Pearce, Un papá risueño

PD.: ¿Cuáles fueron sus favoritas de hoy?